Del arte del networking o de cómo armar redes con posibles clientes

Actualizado: abr 25

"No tengo trabajo", "nadie corrige", "la gente no reconoce mi profesión", "como hablan bien inglés, lo hacen ellos y no buscan ayuda profesional", "tengo poco trabajo, un cliente muy cada tanto"... ¿Suena familiar? Seguro que sí. Nos pasa muchas veces que nos quejamos poniendo la mirada afuera y nos olvidamos de la importancia de que la gente sepa que trabajamos brindando servicios editoriales concretos y de que somos responsables de hacernos conocidos en los distintos espacios. De esto se trata el networking (o tejido de redes profesionales) y es uno de los secretos más poderosos del éxito en los emprendimientos.


Pero, antes de meternos en el networking con clientes, vamos a hablar sobre tender redes con los colegas. Trabajar de manera independiente es, por momentos, solitario. Estamos en nuestras casas u oficinas trabajando solos. ¿Quién puede entender mejor eso que nuestros colegas independientes? Ellos nos pueden acompañar y ayudar a resolver dudas y problemas. Por eso, es importante pertenecer a alguna de las tantas asociaciones de profesionales de nuestros rubros. Allí compartiremos dudas, artículos, bibliografía y, ¿por qué no?, trabajos.




¿Qué es el networking?

Básicamente, el networking es tender redes con otros profesionales, con posibles clientes y con gente que nos puede mandar clientes. ¿Por qué es importante? Porque, mientras más conectados estemos, más probabilidades tendremos de trabajar con gente que pague bien.


Ya sabemos que la fuente número uno de clientes para todos los que vendemos servicios son las recomendaciones. Estas recomendaciones pueden llegar desde muchos lugares: los comentarios en nuestra página o en nuestras redes, LinkedIn, clientes satisfechos que le pasan nuestro contacto a otros o el networking. Hoy nos vamos a ocupar de esta última vía de ingreso de los clientes. En un próximo posteo, hablaremos del networking virtual.


Hay otro punto muy importante que todos conocemos, pero que, convenientemente, olvidamos porque nos da un poco de vergüenza relacionarnos con desconocidos: más de la mitad de los trabajos o encargos se resuelven sin ser publicados como búsquedas abiertas en las redes o en los portales laborales. ¡Sí! No siempre obtiene el trabajo el mejor en su oficio, sino quien está más conectado. Si alguien busca a un profesional de cierto rubro y recuerda que tiene un contacto con esas características, lo más probable es que lo llame.



Networking con posibles clientes: ¿por dónde empiezo?

La mayoría de los profesionales independientes no sabemos por dónde arrancar cuando empezamos a tender redes con clientes. Como no lo entendemos bien, tenemos una actitud negativa y nos convencemos de que no sirve para nada. Al comienzo, muchos pensamos que vincularse con clientes es lo mismo que venderse y, por eso, nos cuesta. ¡Lo estamos encarando desde un enfoque incorrecto! Construir redes con clientes no implica venderse, sino conocer gente y dejarse conocer.


Conocer gente vs. venderse… ¿Notás la diferencia? Si no esperás que la persona con la que estás hablando te dé trabajo hoy o mañana, te relajás. Cuando eso pasa, te relacionás de una manera más natural. Quizás no salga un trabajo hoy, pero quizás esta persona te recuerde en unos meses y te recomiende a un amigo. Capaz eso no ocurre, pero es un riesgo que hay que tomar.



¿Dónde puedo armar redes con mis clientes?

Más allá del hecho de que estamos en medio de una pandemia y no todos los países están abiertos completamente, veamos algunas circunstancias en las que podemos relacionarnos con posibles clientes o recomendadores:

  • Eventos de tu profesión y de las profesiones asociadas a esta (congresos, jornadas, cursos, etc.).

  • Eventos en los que se mueva tu cliente ideal

  • Reuniones sociales

  • Cualquier lugar al que vayas (sí, así como suena)

Básicamente, podés hacer networking en cualquier contexto. Solo tenés que tener en mente tus objetivos y prestar atención a los que te rodean.



Tené lista tu estrategia

Tanto si sos tímido como si sos extrovertido, debés tener muy clara tu estrategia de networking. ¿Por qué? Porque los eventos duran poco tiempo y la gente no siempre se queda hasta el final.


Para aprovecharlo al máximo, armá una estrategia:

  • Investigá quiénes asistirán y quiénes son los ponentes. ¿Qué les interesa? ¿Qué tenés en común con ellos? Hablá su lenguaje. Recordá que tu objetivo es relacionarte con ellos y no venderte (algo que quizás sea una consecuencia natural del vínculo).

  • Pensá en tres tipos de contactos: los que más te interesan porque son posibles empleadores, los que te parece que te pueden recomendar y los que no. Apunta al primero y al segundo grupo, pero, ¡ojo!, el tercero también te puede servir.

  • Adelantate a tus posibles clientes o recomendadores y pensá a qué charlas asistirán.

  • Elegí en qué momentos los abordarás. ¿Habrá recreos para tomar un café?

  • Decidí cuántos contactos querés lograr (como mínimo) e intentá cumplir con ese objetivo.



Ya repartí mis tarjetas, charlé con gente… ¿Y, ahora, qué?

Bueno, ahora te toca recordarles tu existencia. Facilitales el trabajo de recomendarte. Más allá de que tengan tu tarjeta, siempre es más rápido buscar un mail o un contacto en el correo electrónico o en las redes sociales. Por eso, contactalos. Mandales un correo cortito para agradecerles el contacto, decirles que fue un gusto conocerlos y que aquí estás para lo que necesiten. Sumalos a tus redes profesionales, así asocian tu cara con el evento en el que los conociste.



Algunos consejos para estar listos

  • Tené siempre listas tus tarjetas profesionales. ¿En papel? Sí, en papel.

  • Actualizá tu perfil de LinkedIn. Si un contacto te busca, será ahí y no en el resto de las redes.

  • Mencioná casualmente (¡solo casualmente, por favor!) tu profesión o tu servicio. Si te preguntan, ahí sí podés explayarte más.

  • Nunca desestimes la posibilidad de generar un contacto. Hasta el cumpleaños de tu prima es una oportunidad para que alguien te conozca y luego te recomiende.


¿Qué te parecen estos consejos? ¿Cómo te va a vos con el networking?

98 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Creele a la rueda

Para que la rueda se mueva, tenés que ponerle energía a tu marca. ¿Sabés cómo? Seguí leyendo para seguir creciendo profesionalmente.

Cuestiones prácticas a la hora de cobrar

¿Sabés cómo cobrar para no pasar situaciones complicadas? Te dejamos acá algunos aspectos que tenés que tener en cuenta a la hora de cobrar.

Optimizá tu LinkedIn

Para los que trabajamos de manera independiente, LinkedIn es clave. Te dejamos unos trucos para aprovechar esta red laboral.