¿Qué es el mercado laboral oculto?

¿Sabías que hay un mercado oculto con trabajos que podríamos hacer nosotros? Seguro no es novedad que, en nuestros rubros, no se publican muchos anuncios pidiendo correctores o traductores (especialmente, los primeros). Estamos acostumbrados a enterarnos que algún conocido entró como corrector a una editorial porque conocía a alguien adentro. No, no estamos hablando de acomodo. Estamos hablando de todas esas búsquedas laborales que no se publican en ningún lado (pero que tienen que estar en algún lugar). Los puestos publicados son la punta del iceberg. Pero ¿cómo accedemos a estos trabajos ocultos?




Las páginas laborales y sus anuncios


Algo que todos hacemos o hicimos en algún momento es buscar en las páginas de avisos laborales. Suponemos que todos, tarde o temprano, se dan cuenta de que se publican poquísimos trabajos de corrección y que, cuando miramos la cantidad de personas que mandaron su CV, siempre son decenas (si no son cientos). Seguro alguno de nuestros lectores ha conseguido trabajo de esa manera, pero son los menos. Está claro que los trabajos de los profesionales de la lengua no se publican de esa manera, al menos no en los portales de búsqueda laboral. Cuando aparecen, son trabajos mal pagos, con muchas horas, muy precarios.


Muchas empresas deciden no publicar sus búsquedas (y más en nuestro caso, que ofrecemos servicios) porque prefieren contratar profesionales a través de una recomendación directa. Siempre vale más que alguien venga de la mano de un profesional en quien confían que un CV de un desconocido. Después de todo, el texto escrito es una de las caras de presentación de las empresas y de los individuos, y nadie quiere mostrarse con errores y manchar su imagen.



¿Cómo entrar al mercado laboral oculto?



Empecemos por decir que buscar trabajo es un trabajo en sí mismo. Tenemos que destinarle tiempo y constancia para que algo surja y la rueda se empiece a mover. Algo que decimos siempre en Proyecta es que, no importa cuánto trabajo tengamos, hay que seguir dedicando un par de horas semanales a buscar nuevos clientes. ¿Por qué? Porque no queremos encontrarnos un día con que nuestro cliente estrella deja de mandarnos trabajo y nosotros no tenemos otras fuentes de ingresos.


Como tenemos tiempo, energía y dinero limitado, es importante que los recursos que le dediquemos a buscar trabajo sean bien aprovechados. Algunas prácticas útiles para conseguir otro tipo de clientes son las siguientes:


1. Crear y gestionar una red de contactos propia


Dedicale tiempo al networking. Pensá en tu cliente ideal y buscá, concretamente, personas o empresas que lo representen. Pensá cómo podés contactarlos y relacionarte con ellos (por ejemplo, LinkedIn). Prestá atención a las palabras que usan y cómo nombran tu servicio. Hablá su idioma.


Sabemos que a veces es difícil pensar en cómo lograrlo, pero investigá, buscá, contactá, sumalos a tus redes, prestá atención. ¡Ojo!, no es sumar gente por sumar contactos. Tenemos que pensar que es un intercambio de ventajas recíprocas. A veces, los contactos no nos dan trabajo, pero nos ayudan a entender la lógica detrás de ese cliente ideal.


2. Hacete visible para tu posible empleador


Trabajá tu marca personal y tu perfil en la red social en la que está tu cliente. Hablale de los temas que le interesan (y no solo de tu excelente CV).


3. Autopostulate para ciertos servicios que detectes que necesita tu cliente ideal


Con esto no nos referimos a que mandes cientos de CV sin discriminar a quien. ¡No! Al contrario, tenés que investigar a tu cliente ideal y, particularmente, a esa persona que estás contactando. Quizás no surja un trabajo en ese momento, pero, si tu autopostulación está bien orientada, quedarás registrado en la mente de tu posible empleador y, cuando surja la oportunidad, te se acordarán de vos.


¿Por qué es importante focalizarse en los clientes ideales y no mandar a todo el mundo? Porque tenemos tiempo, energía y dinero limitado. No queremos perder tiempo (ni energía) en enviar CV que no van a llegar a contactos a los que realmente les interese nuestro trabajo. Además, no queremos hacerle perder el tiempo a alguien que no necesita nuestros servicios. Pero, principalmente, no queremos perder un buen contacto por mandar CV a cientos de contactos inútiles. O sea, cuando mandamos CV a mansalva, dejamos de mirar el detalle, de hablar el idioma de ese contacto en particular, nuestros mails pierden el toque personal y se vuelve spam.



En conclusión, tenemos que crear vínculos con nuestros posibles clientes o con quienes nos pueden recomendar para un trabajo. No perdamos tiempo con buscadores que solo nos traen malos trabajos y ocupémoslo en buscar clientes que valgan la pena.


¿Habían pensado en el mercado de empleo oculto?



El lunes 15/3 a las 19 h (horario argentino) vamos a estar hablando sobre cómo conseguir clientes


Es un encuentro virtual de cuarenta minutos para compartir algunas estrategias para conseguir clientes.


Será a través de la plataforma Zoom.




Inscribite a la charla gratuita Cómo conseguir clientes



134 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo