5 errores típicos en el marketing de tu emprendimiento


Como ya sabemos, crear una marca fuerte y tener trabajo no es una tarea sencilla. ¿Te pasa que mirás los trabajos que tuviste y están muy espaciados? ¿Te llegan consultas, pero después no aceptan los presupuestos? Revisá estos cinco errores a la hora de hacer marketing para tu emprendimiento y fijate por dónde se están escurriendo tus clientes.


1- Esperar que los clientes lleguen


No hacer nada de marketing es uno de los principales errores a la hora de conseguir clientes. En la era de la hiperconectividad, no atraer a tu cliente ideal es casi un pecado. Está perfecto si conseguís tus clientes por el boca en boca, pero es importante agrandar esa fuente lo más posible. Como siempre decimos en Proyecta, el boca en boca del siglo XXI es internet: las redes sociales, tu página web, etc. ¿Cómo llegan a vos los posibles clientes? Por tu marca personal. ¡Trabajala! ¡Aprovechá esta fuente inagotable de trabajo!




2- Estar en todos lados y no estar realmente en ninguno


Retomando el punto anterior, es importante elegir bien dónde vas a estar, en qué redes, en qué grupos, en qué páginas. Tratar de abarcar todas las redes, todos los mercados, todos los tipos de clientes no te va a ayudar a tener más trabajo. Por un lado, te va a enloquecer, pero, además, no le vas a hablar a tu cliente ideal, a aquel que necesita realmente tu servicio y, muy importante, puede y lo quiere pagar.


3- No definir tu cliente ideal


Es clave que sepas quién es esa persona que representa a todos tus clientes potenciales. No tener claro quién es tu cliente ideal hace que les hables a todos y, por ende, a nadie. ¿Vas a tener clientes? Sí, seguramente, pero más esporádicos. Además, vas a perder un montón de tiempo respondiendo y armando pedidos de presupuestos que, quizás, no sean aceptados porque no sos el profesional que buscan. Definir el cliente ideal implica pensar quién es esta persona que necesita tu servicio, qué lee, qué le gusta, qué edad tiene, qué busca y hasta qué come.


4- Mandar tu CV a cuanta persona encuentres sin investigar


Mandar tu CV a toda la gente que medianamente se acerque a tu rubro no te va a ayudar. ¿Te pasó que te lleguen mails de colegas pidiendo trabajo? A veces nos pasa. Nos llegan CV de profesionales de la lengua a Proyecta para corregir y lo único que podemos pensar es que no hicieron bien su investigación antes de mandar el mail. Proyecta no es una empresa de corrección. Antes de mandar un mail, fijate si esa persona es realmente un cliente posible. ¿Por qué? Porque la mayoría de los correos genéricos no reciben respuesta y, por ende, vos perdiste tiempo y energía, y la persona que lo recibe quizás también. Usá bien los recursos que tenés.


5- Dejar de hacer marketing y buscar clientes cuando conseguís un cliente fijo


Esto es clave. Quizás hoy te parece que un cliente va a estar para siempre, pero, así como vino, puede desaparecer. Hay que dedicar un rato de tu horario laboral semanal para ocuparte del marketing de tu emprendimiento, para buscar posibles clientes y para investigar el mercado. Cuando empezó la pandemia, el cliente estrella de Vir dejó de mandar contenido para corregir. Estaba recalculando y reorganizándose. Si Vir no hubiera seguido buscando clientes los meses anteriores, habría estado complicada en ese momento. Nunca sabés cuándo puede pasar algo inesperado (como una pandemia) que te deje sin ese cliente. ¡Seguí moviéndote!



¿Qué te parecen estos errores frecuentes? Todos hemos cometido algunos. Contanos los tuyos.






80 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo